Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales
Antecedentes
Felipe II (1527 - 1598)
Antecedentes históricos de la Real Academia de Ciencias

En 1582, durante el reinado de Felipe II, se creó la Academia de Matemáticas de Madrid, antecedente de la moderna Academia de Ciencias. Surgió del ambiente creado por la convivencia de los cosmógrafos con los arquitectos e ingenieros civiles al servicio del monarca y también con destacados artilleros e ingenieros militares.

En la iniciativa pesó, por un lado, la preocupación existente en la España del último tercio del siglo XVI por fomentar la enseñanza de las matemáticas con vistas a sus aplicaciones de carácter pragmático, con vertientes tan distintas como el cálculo mercantil, la fundamentación de la cosmografía, la astrología y el arte de navegar, o el uso para problemas concretos del arte militar y la técnica de la construcción.

La idea de la fundación de la Academia de Matemáticas partió de Juan de Herrera, que fue también su primer director (1583-1597). Fechada su fundación en Lisboa, por cédulas despachadas el 25 de diciembre de 1582, la Academia comenzó a funcionar en octubre del año siguiente en dependencias del Alcázar Real y, poco después, en un edificio propio cercano "a la puerta de Baldanú, en la calle del Tesoro" (solar correspondiente a la tierra hoy ocupada por el Teatro Real) En 1612, con motivo de grandes cambios en las dependencias reales, la institución se trasladó a casa del marqués de Leganes que "tenía su fachada a la calle ancha de San Bernardo", donde ejerció su labor hasta que, alrededor de 1630, todas las propiedades, rentas e instrumentos de la Academia fueron entregados al Colegio Imperial.

Posteriormente, tras el florecimiento en Europa durante el siglo XVII de las Academias de ámbito científico, en 1734 se fundó la Real Academia de Medicina y Ciencias Naturales que, poco después, el marqués de la Ensenada encargó a Jorge Juan independizara en sus dos ramas científicas, llegando a redactarse en 1752 el Plan de Ordenanzas para la Sociedad Real de Ciencias de Madrid.

Este proyecto y la Academia se hundieron con Ensenada en su caída en 1754. Hubo que esperar al 7 de febrero de 1834 para que se produjera un nuevo intento: el decreto de creación de la Real Academia de Ciencias Naturales de Madrid, que, trece años después, fue declarada suprimida al otorgarse el Real Decreto de creación de la Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, el 25 de febrero de 1847. Desarrolló su primera andadura en varios alojamientos (en el Museo Nacional de Pinturas, en la Torre de los Lujanes), hasta llegar, en 1897, a su sede actual en el edificio de la calle Valverde, números 22 y 24 (locales que anteriormente ocupaba la Real Academia Española).

Enlaces Relacionados