Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales
Program 2000 - World Mathematics Year
Medicina: entre el astrolabio y la computadora
Resumen de la conferencia por:

Pedro García Barreno
Doctor en Medicina. Subdirector de Investigación y Director de la Unidad de Medicina y Cirugía Experimental del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid, del que fue Director. Secretario General del Instituto de España. Académico de Número y Bibliotecario de la Real Academia de Ciencias. Miembro numerario de Philosophy of Science Association, Stress Soc. Intern., Royal Society of Medicine (Lond.), Shock Society, etc. Editor de la Revista de la Real Academia de Ciencias, Director de la Revista ARBOR del CSIC
 
texto completo publicado de la conferencia (pdf - 6.56 mb.)

resumen

En el s. V el tunecino Martianus Capella escribió uno de los libros más influyentes en la historia de la educación Occidental: De nuptiis Philogiae et Mercurii. En él, Martianus clasificó las habilidades intelectuales en dos grupos: uno, el trivium, que operaba con símbolos verbales la gramática, la retórica y la lógica, se ocupaba de analizar el fenómeno humano. El otro, el quadrivium, que utilizaba símbolos y medidas numéricas y se dividía en aritmética, geometría, astronomía y música, se interesaba por los fenómenos naturales no humanos. El plan de Martianus se adoptó en las escuelas altomedievales, aunque la indiferencia de la Iglesia por la ciencias potenció las artes del trivium. La pasión por la astrología en el s. XII revertió esta relación. La astrología fascinó a las mentes más abiertas porque proporcionaba una visión global de la realidad. En el s.XIII, el quadrivium había arraigado con fuerza y, por razones prácticas, se había integrado en el estudio profesional de la medicina. En 1198, Urso de Lodi, un médico que enseñaba en Cremona, remarcaba que un buen médico ilustrado debía conocer las siete artes liberales, pero sobre todas ellas, la astronomía. Para hacer un diagnóstico y, con ello, tratar a un enfermo, un buen médico debía conocer con exactitud el momento del nacimiento de su paciente y, si era un personaje importante, disponer de un horóscopo exacto era obligado. Ello exigía complicados cálculos basados en tablas sobre la posición de los planetas, e instrumentos de cómputo de los que el astrolabio era el más utilizado. Con ello, la medicina se transformó en una ciencia y los médicos en hábiles ingenieros.

A finales del s. XVIII, la medicina desplazó su atención desde el paciente a las enfermedades de la población. Pierre-Simon Laplace (1749-1827), astrónomo y matemático francés, publicó un tratado sobre la teoría analítica de las probabilidades, sugiriendo que tal análisis podría ser una herramienta valiosa para resolver problemas médicos. El primer médico que utilizó métodos matemáticos en el análisis cuantitativo de pacientes y sus enfermedades fue el francés Pierre Charles-Alexandre Louis (1787-1872). La aplicación seminal de la méthode numerique en su clásico estudio de la tuberculosis influyó en toda una generación de estudiantes, cuyos discípulos, a su vez, consolidaron la nueva ciencia de la epidemiología, sólidamente enraizada en el método estadístico. En las recomendaciones de Louis para evaluar diferentes métodos de tratamiento se encuentran las semillas de los ensayos clínicos que se desarrollaron un siglo después. Ese anhelo de acercar la ciencia al arte de la práctica clínica mantiene su vigencia. Anhelo que, hoy, se denomina "medicina basada en la evidencia". El término fue acuñado en la década de 1980, y se basa en el proceso sistemático de búsqueda, evaluación y uso de los hallazgos de la investigación biomédica como base esencial para la toma de decisiones en la práctica clínica. Su origen va ligado a los profundos cambios que ha supuesto la introducción de nuevos métodos epidemiológicos y estadísticos en la investigación clínica, principalmente el ensayo clínico aleatorizado y, más recientemente, el meta-análisis. Por todo ello, existen importantes sinergías científicas y pragmáticas entre la toma de decisiones en medicina y la informática médica. Informática médica que no pretende reemplazar la toma de decisiones médicas sino impulsar una confluencia de intereses entre esos campos. La informática médica es mucho más que la aplicación de computadoras en medicina; entiende del estudio de datos -en especial del procesamiento de la imagen médica-, del conocimiento y de la información biomédicas, incluyendo su utilización apropiada en el cuidado de la salud, en la investigación biomédica y en la solución de problemas clínicos; entre otros, la toma de decisiones clínicas ayudada por computadora o la cirugía integrada por computadora.

Por su parte, la teoría de dinámica de sistemas es una rama de las matemáticas que incorpora elementos de las teorías de ecuaciones diferenciales y del control no lineal y de la topología. Un elemento de la teoría es la utilización de las matemáticas para reconstruir el sistema que genera una señal observable, lo que contrasta con los procedimientos estándar de análisis de esas señales, que se ocupan, únicamente, de la propia señal. Por tal motivo es útil en medicina: la caracterización dinámica de la actividad eléctrica cerebral, el estudio de las arritmias cardiacas, el envejecimiento, las epidemias o el carácter caótico de la "normalidad" fisiológica, son algunos ejemplos.