Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales
Program 2005
Las sequías en España: Tipos y efectos, predicción, acciones mitigantes
Resumen de la conferencia por:

Manuel Ramón Llamas Madurga
Doctor en Ciencias Geológicas. Doctor Ingeniero de Caminos. Catedrático Emérito de Hidrogeología en la Universidad Complutense. Ex Presidente de la Asociación Internacional de Hidrogeólogos. Académico de número de la Academia Europea de Ciencias y Artes. Académico de número de la Real Academia de Ciencias
 
De modo recurrente, aunque no cíclico o periódico, el tema de la sequía suele aparecer en los titulares de los medios de comunicación. Evidentemente no se trata de un fenómeno nuevo. Ya en el Antiguo Testamento encontramos referencias a las sequías en el Próximo Oriente y a los medios para mitigar sus efectos. Es, por ejemplo, el episodio ocurrido hace casi cuatro mil años de la interpretación que hace el israelita José del sueño del Faraón sobre las siete vacas flacas y las siete vacas gordas. En buena parte los procedimientos que hoy se siguen para paliar los efectos adversos de la sequía son relativamente similares a los propuestos por José al Faraón. Se trata de acumular alimentos (o agua) en los tiempos de abundancia para no pasar hambre en los tiempos de escasez.

De modo general, puede decirse que una sequía es un tiempo relativamente largo, como mínimo de unos meses y a veces de unos cuantos años en el que las precipitaciones son más bajas de las usuales en la zona. Sus efectos pueden ser muy diferentes según los sectores considerados: turismo y ocio, agricultura de secano, agricultura de regadío con aguas superficiales, agricultura de regadío con aguas subterráneas, conservación de suelos y otros.

Por lo general la sequía se considera un riesgo natural catastrófico y por ello los afectados, principalmente los agricultores, suelen aludir a la solidaridad nacional o internacional para que sus pérdidas sean compensadas.

En comparación con las inundaciones, las predicciones científicas de las sequías todavía no están aceptablemente conseguidas, aunque se va avanzando. Por ejemplo, en los EE.UU esas predicciones se suelen tener en cuenta en los mercados de futuros agrícolas. Así pues, la predicción de las sequías está todavía en una etapa incipiente. Sin embargo, hoy día se dispone de métodos que permiten reducir mucho sus impactos negativos. Entre esos métodos están distintos tipos de seguros (para el turismo o para la agricultura de secano), la construcción de embalses, el cambio hacia cultivos que exigen menos agua y tienen igual o más valor, las modernas técnicas de regadío (por goteo, exudación, etc.) y de modo especial el uso de las aguas subterráneas ya que, por lo general, las rachas climáticas secas tienen poco impacto en el rendimiento de los acuíferos.

Otro elemento cada vez más importante es el comercio mundial de alimentos que permite comprarlos en un lugar cuando faltan en otro. Esto ha permitido prácticamente eliminar las hambrunas o los aumentos excesivos de precio. Hoy las hambrunas solo se producen en países muy pobres y/o con regímenes autoritarios.