Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales
Program 2001
Nanomateriales
Resumen de la conferencia por:

Manuel Elices Calafat
Doctor Ingeniero de Caminos. Licenciado en Ciencias Físicas. Catedrático de Ciencia de los Materiales. Promotor de la nueva carrera Ingeniero de Materiales y director de la misma en la Universidad Politécnica de Madrid. Fundador del Grupo Español de Mecánica de la Fractura y ex-director de la Asociación Internacional de Fractura. Premio Nacional de investigación "Leonardo Torres Quevedo". Premio DuPont en Ciencia de Materiales. Premio Bengough de la Metals Society. Miembro de la Academia Europea, Académico de Número de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales y de la Academia de Ingeniería
 
texto completo publicado de la conferencia (pdf - 934 kb.)

resumen

El hecho de que las tres revoluciones tecnológicas del siglo XX –la biotecnología, las tecnologías de la información y la ciencia de los materiales– hayan ocurrido simultáneamente es una situación sin precedentes. Muy probablemente, los campos más fértiles para el cultivo y crecimiento del desarrollo tecnológico estarán en la intersección de las tres tecnologías; la nanotecnología es uno de ellos.

Los objetos de la nanotecnología son estudiar, entender y controlar la materia a nivel atómico y molecular. Para pasar de la nanociencia a la nanotecnología, la colaboración entre la informática y la bioctenología con las ciencias de los materiales es esencial y para cualquier desarrollo en nanotecnología es preciso tener en cuenta los nanomateriales asociados.

Entre los nanomateriales, los nanotubos de carbono tendrán un papel estelar en el desarrollo y utilización de la nanotecnología. Sus propiedades son sorprendentes; tienen un modulo de elasticidad seis veces superior al del acero y su resistencia a tracción puede alcanzar más de diez veces la de las fibras más resistentes como el Kevlar® y los hilos de seda de las arañas. Poseen unas conductividades eléctrica y térmica muy altas y son capaces de autocicatrizarse, propiedad que les permite estar casi libres de defectos. Otra propiedad sorprendente de los nanotubos de carbono es que pueden exhibir un comportamiento metálico o semiconductor en función de cómo se ha enrollado la hoja de grafito que los forma. Por su resistencia, se han utilizado como sensores en microscopios de efecto túnel y se prevé su utilización en microelectrónica para conectar nanodispositivos. También es posible que, en forma de fibras, puedan servir para fabricar materiales compuestos de altas prestaciones.

Muchas proteínas son excelentes nanomateriales para nanomáquinas. A partir de materiales biológicos ya se han fabricado nanomotores. Actualmente son una curiosidad de laboratorio y se está muy lejos de construir nanovehículos capaces de navegar por el cuerpo humano para buscar y destruir las células cancerosas. Aunque este escenario todavía pertenece a la ciencia ficción, los logros en nanotecnología ya son fantásticos.