Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales
Program 2006
Antepasados homínidos del Plioceno (5-2 MaAP). Éxitos evolutivos
Resumen de la conferencia por:

Emiliano Aguirre Enríquez
Doctor en Ciencias Biológicas. Catedrático de Paleontología en las Universidades de Zaragoza y Madrid. Profesor de Investigación del CSIC. Investigó en biostratigrafía, miembro de la Comisión Internacional de Estratigrafía (ICS), en proyectos del Programa Internacional de Correlación Geológica (UNESCO, IUGS). Presidente del Working Group Neogene-Quaternary Boundary y de la Subcomisión Pliocene-Pleistocene de INQUA. Inició líneas de investigación en Paleoecología humana; creó en 1971 un GT Internacional sobre industria ósea poco elaborada con base experimental que continúa en campos de Tafonomía. En 1976 comenzó el proyecto multidisciplinar a largo plazo sobre el karst antiguo de la Sierra de Atapuerca. Premio Príncipe de Asturias a la Investigación Científica y Técnica, 1997. Académico Numerario de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales
 
texto completo publicado de la conferencia (pdf - 155 kb.)

resumen

En las últimas décadas se han conocido en África numerosos fósiles humanos de edad pliocena, hace entre 5 y 2 millones de años (Ma), que empiezan a iluminar una etapa inicial de nuestra evolución. Para este tramo de tiempo se han recogido y estudiado fósiles, en medio centenar de sitios de varias regiones de África, clasificados en una larga docena de especies.

Dentro de esos tres millones de años, se suceden tres etapas con diversas especies o taxones. En ellas cambian las condiciones del ambiente con profundas crisis, tanto de las regiones con los fósiles como globales. Veremos qué se conoce de las distintas especies, sus innovaciones en la forma y funcionales, su extensión en el espacio y en el tiempo.

La primera etapa comprende el Plioceno Inferior, entre hace 5,3 y 3,4 Ma, con temperaturas muy cálidas, nivel del mar alto y océanos extensos. Vivió un Ardipiteco, conocido ya del Messiniense, hasta hace 4,4 Ma. Se hace patente el éxito de la bipedia erguida, con varias especies de australopitecos: Australopithecus anamensis (4,1-3,9 Ma) en dos sitios de Kenya; Au.bahrelghazali (c. 3,5 Ma) en Chad, Au.afarensis “de Afar” extendido en Etiopía, Kenya y Tanzania (4-3Ma); sin nombre todavía, el “Piececito” (Little-Food) de Sterkfontein inferior en Sudáfrica (unos 3,4 Ma); además, el kenyántropo (Kenyanthropus) del NW de Kenya (hace 3,5 Ma).

El segundo tramo se extiende en el Plioceno Medio, entre hace 3,4 y 2,5 Ma, incluyendo oscilaciones frías y descensos del nivel del mar. El dato de 2,6 Ma coincide con el establecimiento del actual Casquete Polar Ártico; por ello se le considera comienzo de la “Edad de Hielo”. De los australopitecos del Plioceno Inferior, sólo subsiste en éste el de Afar, hasta hace cerca de 3 Ma. Aparecen nuevos el Au.africanus, de Sudáfrica, entre hace cerca de 3 Ma y 2,5 Ma, y el Au.garhi de Bouri en Etiopía de hace alrededor de 2,5 Ma. El parántropo de Etiopía, Paranthropus aethiopicus, aparece al final de esta etapa y pasa a la siguiente. Aquí terminan los australopitecos gráciles, con cerebro pequeño, dientes grandes y bipedia al menos facultativa.

En el Plioceno Superior, desde hace 2,5 ma y hasta hace 1,9/1,8 Ma se conocen dos ramas de bípedos bien diferenciados: los parántropos, P.aethiopicus, poco extendido; el parántropo de Boise, P.boisei, que subsiste en África Oriental hasta hace 1 Ma, y el parántropo robusto, en África del Sur, entre hace 2 Ma y 1,5 Ma aproximadamente. Tienen cerebro pequeño, dientes anteriores muy pequeños y muelas muy grandes, y bipedia al menos facultativa. La segunda rama es la humana, género Homo, con una o dos especies iniciales, H.habilis, del que algunos distinguen H.rudolfensis. Desde hace 2,5 Ma se conocen estos humanos, con cerebros crecientes y muelas pequeñas, en Etiopía, Kenya, Tanzania y Malaui. Al final, hace poco menos de 1,9 Ma, los primeros H.ergaster, y los primeros humanos fuera de África. Tras una ligera mejoría, hace 2,4 Ma, fue aumentando el frío y, sobre todo creciendo la aridez. En los humanos, las muelas son más pequeñas, el cerebro grande, las manos hábiles y la bipedia obligada.