Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales
Program 2006
El código genético cumple 40 años
Resumen de la conferencia por:

Luis Franco Vera
Doctor en Ciencias Químicas por la Universidad Complutense. Catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Valencia (Estudi General) desde 1981. Anteriormente fue Profesor Adjunto y Profesor Agregado de Bioquímica en la Universidad Complutense. Ha ocupado diversos cargos académicos en la Universidad y en diversas entidades científicas y fue Consejero de Universidades por designación del Senado. En 2003 tomó posesión como Académico de Número de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, con el discurso titulado El Rostro Humano de la Ciencia. Reflexiones en torno a la regulación biológica. Como consecuencia de su estancia postdoctoral en el Royal Cancer Hospital, de Londres, centró su actividad investigadora en la función del material genético de eucariotas
 
texto completo publicado de la conferencia (pdf - 282 kb.)

resumen

Entre los meses finales de 1966 y los primeros de 1967 se completó el desciframiento del código genético, del que se ha dicho que fue, en la investigación en Biología Molecular, el equivalente a la piedra de Rosetta. En la mayoría de los textos de Bioquímica, Biología Molecular y Genética se presenta el código genético como algo terminado, en forma de una tabla en la que se da el equivalente en aminoácidos a cada uno de los posibles 64 tripletes de bases. Pero la dilucidación del código genético representa un apasionante episodio de la ciencia moderna, que abrió puertas cerradas hasta entonces a la investigación en Biología Molecular, al igual que la lectura del decreto de Ptolomeo V escrito en la piedra de Rosetta supuso una fascinante aventura que condujo finalmente a la comprensión del lenguaje jeroglífico y permitió un insospechado avance en la Egiptología.

El primer objetivo de esta exposición es plantear, desde un punto de vista histórico, los acontecimientos que se sucedieron vertiginosamente en el quinquenio 1961-1966 para permitir el desciframiento del código. Fueron 5 años de trabajo frenético en varios laboratorios, en los que la competitividad supuso un aliciente definitivo para lograr tan tremendo objetivo en un tiempo récord. En realidad, el problema se había planteado en 1958, cuando Crick postuló el dogma central de la Biología Molecular, según el cual la información genética contenida en el DNA determina el orden en que se encadenan los aminoácidos para formar las proteínas. Pronto se advirtió que la dificultad se centraba en el hecho de que los ácidos nucleicos están formados por sólo 4 tipos de nucleótidos, mientras que hay 20 aminoácidos, de manera que, cada aminoácido debe estar codificado por un triplete de nucleótidos. Como son 64 los posibles tripletes, descifrar el código suponía decidir experimentalmente a qué aminoácido correspondía cada uno de los 64 tripletes, o codones, como se empezó a decir.

Una vez resumidos los apasionantes experimentos del mencionado quinquenio, que muestran a las claras hasta dónde pueden llegar el ingenio humano y el razonamiento lógico, se analizará cuál es la situación 40 años después: qué modificaciones —pocas— se han introducido en los resultados originales; qué alcance universal referido a todos los organismos tiene el código; qué precisiones se han añadido a los conceptos iniciales que, en algunos casos, están proponiendo retos tan apasionantes como los que se planteaban en 1961.