Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales
Program 2003
Relatividad, tiempo y asuntos de gravedad
Resumen de la conferencia por:

Alberto Galindo Tixaire
Licenciado en Ciencias Exactas, Universidad de Zaragoza, 1957. Doctor en Ciencias Físicas, Universidad Central de Madrid, 1960. Catedrático de Física Matemática, Universidad de Zaragoza, 1963-1967. Catedrático de Física Teórica, Universidad Complutense, desde 1967. Fundador y primer Director del Grupo Interuniversitario de Física Teórica. Miembro del primer Scientific Council del Erwin Schrödinger International Institute of Mathematical Physics, Viena. Medalla de Física de la Real Sociedad Española de Física y Química, 1970. Premio Nacional de Investigación en Física, 1977. Premio Nacional de Investigación Ramón y Cajal, 1985. Premio Aragón 1991 a la Investigación Científico-Técnica. Académico Electo de la Academia de Ciencias Exactas, Físico-Químicas y Naturales de Zaragoza. Miembro de la Academia Europea. Académico de Número de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales
 
texto completo publicado de la conferencia (pdf - 335 kb.)

resumen

El primer centenario de la Relatividad Especial de Albert Einstein se cumple el 30 de junio del año 2005. Todo el mundo conoce a este personaje mítico, que cierra con Arquímedes y Newton la trilogía posiblemente más poderosa de creadores científicos. La fama de Einstein contrasta con el escaso conocimiento que el público culto tiene de su obra. A él se deben, entre otras, las siguientes contribuciones revolucionarias: 1) El cambio conceptual de estructura del espacio-tiempo vacío: la simultaneidad no es absoluta, las longitudes se contraen en la dirección del movimiento, los intervalos de tiempo crecen con la velocidad, y la pérdida de masa en una reacción se convierte en energía. 2) La luz se comporta en ocasiones como un colectivo de partículas, conocidas como fotones. 3) La dinamización de la geometría a través de la gravedad: la masa/energía curva el espacio-tiempo, afectando a las distancias y a los intervalos de tiempo.

Casi un siglo después, la física continúa considerando válidas las bases del pensamiento de Einstein que rigen su esquema espacio-temporal, a saber, los principios de relatividad y los principios de equivalencia. Numerosos experimentos y observaciones astrofísicas los han reafirmado: 1) La producción de partículas elementales en los grandes aceleradores y su fenomenología de alta precisión a través del modelo estándar. 2) La deflexión y retraso de la luz en campos gravitatorios. 3) El avance de periastros. 4) La dilatación gravitacional del tiempo. El Universo es testigo constante de sucesos sumamente violentos (destellos de rayos gamma, cuásares, supernovas, etc.) en cuya explicación interviene la relatividad general, así como en la geometría a gran escala del cosmos y en la dinámica de su expansión acelerada.

Las teorías de Einstein no sólo son de la máxima importancia para los físicos, sino que también están presentes en nuestra vida. Cuando usamos el GPS (Global Positioning System) para saber en qué lugar e instante precisos nos hallamos, estamos aprovechándonos de una tecnología que no puede ignorar ni la dilatación del tiempo relativista ni la gravitacional. Cuando a un paciente le hacen una tomografía de emisión de positrones, se aprovecha la transformación de masa en energía predicha por la dinámica relativista. Cuando miramos las estrellas, estamos contemplando gigantescos hornos termonucleares en los que un 0.7% de la masa se convierte en energía luminosa; en particular, a estos procesos debe nuestro Sol la energía con que baña la Tierra y energiza la biosfera. Y cuando el hombre sueña con viajar a mundos lejanos, volver al pasado, o visitar el futuro, tarde o temprano termina acudiendo a las deformaciones del espacio-tiempo que le ofrece en principio la teoría einsteniana de la gravedad en condiciones extremas.

Pretendemos con esta charla acercar estas cuestiones al ciudadano curioso. Es el mejor recuerdo a la memoria de quien cambió la física y nos legó, como su obra cumbre, la más bella creación del espíritu científico de todos los tiempos, la teoría einsteniana de la gravitación.