Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales
Program 2009
Aprovechamiento de la biomasa como fuente de energía alternativa a los combustibles fósiles
Resumen de la conferencia por:

Arturo Romero Salvador
Doctor en Ciencias Químicas por la Universidad Complutense de Madrid. Doctor Honoris Causa por la Universidad del País Vasco. Catedrático de Ingeniería Química en la Universidad Complutense. Ha sido Vicerrector de Investigación de la Universidad Complutense. Premio de Investigación en Química Aplicada "Profesor Martínez Moreno". Pertenece a diversas sociedades científicas y patronatos de centros públicos y privados de investigación. Su actividad investigadora se centra en tres campos: análisis y desarrollo de procesos de fabricación, tecnologías ambientales y catálisis aplicada. Académico Numerario de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales
 
texto completo publicado de la conferencia (pdf - 1.94 mb.)

resumen

Los problemas que plantea el uso de combustibles fósiles para satisfacer la creciente demanda de energía han obligado a buscar otras fuentes de aprovisionamiento. Las sociedades deben hacer frente a la carestía del petróleo, la vulnerabilidad del suministro o las amenazas del calentamiento global. La biomasa es un recurso renovable que se produce de forma descentralizada y puede dar utilidad al suelo laborable que progresivamente se está dejando baldío.

El sector transporte consume un 30% de toda la energía utilizada en el mundo (en España el 39%), es responsable del 25% de las emisiones de gases de efecto invernadero y depende casi exclusivamente de los derivados del petróleo. Por su parte, la Unión Europea ha establecido como objetivo obligatorio la sustitución del 10% de los productos petrolíferos en el transporte para el año 2020. Los biocarburantes son buenos candidatos para sustituir a los carburantes convencionales porque están elaborados con materia vegetal y se integran con facilidad en los actuales sistemas energéticos.

Se denominan biocarburantes de primera generación al biodiésel, bioetanol y etil-tercbutil eter procedentes de materias primas que también se utilizan para alimentación. A partir de cultivos como cereal, maíz o remolacha se produce alcohol etílico (bioetanol) por fermentación de los carbohidratos. Los lípidos de plantas oleaginosas, soja, girasol o colza, se transforman en esteres metílicos (biodiésel) y glicerina mediante un proceso de transesterificación con metanol. Bioetanol y biodiésel pueden sustituir a la gasolina y al diesel que se obtiene en las refinerías de petróleo.

Los biocarburantes de segunda generación proceden de residuos vegetales o de plantas que no compiten directamente con aplicaciones alimentarias. Estas materias primas tienen una elevada concentración de celulosa, molécula que forma largas cadenas muy resistentes, que es preciso romper para su posterior transformación en los biocombustibles. La ruta bioquímica permite extraer los azúcares de la celulosa con ayuda de enzimas para transformarlos, posteriormente, por fermentación en alcohol. Mediante la ruta térmica se gasifica la biomasa con el fin de obtener una mezcla de hidrógeno y monóxido de carbono que permite, mediante la reacción de Fischer-Tropsch, obtener un carburante líquido, biodiésel de segunda generación, constituido por una mezcla de hidrocarburos de origen vegetal.