Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales
Program 2009
Un motor de alto rendimiento... y comestible: el músculo
Resumen de la conferencia por:

Luis Franco Vera
Doctor en Ciencias Químicas por la Universidad Complutense. Catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Valencia (Estudi General) desde 1981. Anteriormente fue Profesor Adjunto y Profesor Agregado de Bioquímica en la Universidad Complutense. Ha ocupado diversos cargos académicos en la Universidad y en diversas entidades científicas y fue Consejero de Universidades por designación del Senado. En 2003 tomó posesión como Académico de Número de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, con el discurso titulado "El Rostro Humano de la Ciencia. Reflexiones en torno a la regulación biológica". Como consecuencia de su estancia postdoctoral en el Royal Cancer Hospital, de Londres, centró su actividad investigadora en las relaciones entre estructura y función del material genético de eucariotas, con especial énfasis en la actualidad en el estudio de sus modificaciones epigenéticas. En diciembre de 2008 fue elegido Académico Numerario de la Real Academia de Medicina de la Comunidad Valenciana
 
texto completo publicado de la conferencia (pdf - 952 kb.)

resumen

El corazón humano es capaz de latir de forma rítmica ininterrumpidamente durante toda la vida de una persona, lo que supone, por término medio, un total de 2.600 millones de actuaciones. Algunos insectos pueden llegar a aletear más de 400 veces por segundo. Para abrir las valvas de un molusco vivo, hay que ejercer una presión que puede llegar a ser de hasta 3,5 kg por cm2. El movimiento peristáltico del intestino puede bombear una masa semisólida con gran eficacia.

Todas las anteriores operaciones se deben a la sorprendente estructura y extraordinaria eficiencia del músculo, una máquina biológica que supera en rendimiento a cualquiera de los motores construidos por el hombre.

¿Cuáles son las bases estructurales y funcionales de las propiedades del músculo? En la presente charla se revisa la morfología microscópica de los diferentes tipos de músculo y se considera sucintamente la estructura y organización de sus componentes moleculares. Después, se revisan los mecanismos mediante los cuales la energía desprendida por una reacción química se emplea para producir un movimiento mecánico, un proceso que no tiene paralelo en las máquinas artificiales. Además, la contracción y relajación musculares tienen que estar perfectamente coordinadas y controladas. Si no fuera así, ni un colibrí sería capaz de mantener su característico vuelo, ni un pianista podría ejecutar una polonesa de Chopin. Por eso, se pasa revista a los mecanismos que conectan la recepción de un impulso nervioso con la contracción muscular.

El fin de esta charla es llegar a comprender cómo un proceso, la contracción muscular, que realizamos todos los días miles de veces de forma inconsciente, tiene una base molecular. Una vez comprendida ésta en líneas generales, pueden entenderse cuestiones como las bases moleculares de los beneficios del ejercicio o la relación que existe entre la resistencia a la fatiga y la edad.