Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales
Program 2010-11
Ahorrando energía I: Materiales fotovoltaicos
Resumen de la conferencia por:

Miguel Ángel Alario y Franco
Doctor en Ciencias Químicas. Ha sido colaborador del CSIC. Catedrático y Decano de la Facultad de Químicas de la Universidad Complutense de Madrid y director de los Cursos de Verano de El Escorial. Fundador y primer Presidente del Grupo de Química de Estado Sólido de la Real Sociedad Española de Química. Premio de Investigación "Rey Jaime I" en Ciencia de Materiales 1991. Presidente de la Conferencia Gordon en Química del Estado Sólido (Oxford 2003). Premio México de Ciencia y Tecnología 2009. Académico Numerario de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.
 
El creciente consumo de energía, que globalmente parece inalterable a pesar de la crisis (se estima que en 2010 el consumo global de energía será de 538 x 1015 KJ y proyectando desde la situación actual, en solo quince años crecerá un 25%, hasta los 702 x 1015 KJ ) y que ciertamente se acrecentará cuando ésta termine, y el que la parte más importante de ella (aproximadamente el 80%) proceda de los combustibles fósiles, hace necesario el desarrollo de energías alternativas; si no se hace así, el calentamiento global del planeta puede llevar a situaciones complicadas para nuestra existencia.

En este difícil contexto, los materiales pueden contribuir de manera significativa –aunque todavía no suficiente– a aliviar el problema. En la presenta charla, tras desarrollar el concepto de material, algo más que un sólido útil, y describir con algún detalle los materiales semiconductores nos ocuparemos de un tipo de ellos que sirven, precisamente, para eso: los materiales fotovoltaicos –que permiten aprovechar la energía solar convirtiéndola en energía eléctrica– y que pueden contribuir en mayor o menor medida al aprovechamiento de dichas energías a través de ingeniosos dispositivos.

Así, pasaremos de la celda simple de Silicio y los compuestos III-V y II-VI utilizados desde los años setenta hasta las, por ahora muy costosas, celdas solares multifunción que alcanzan eficiencias del orden del 43%.