Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales
Sociedades de robots emocionales
Resumen de la conferencia por:

David Ríos Insua
Catedrático de Estadística e Investigación Operativa y Numerario de la Real Academia de Ciencias. Previamente ha sido profesor y/o investigador en Duke, Purdue, CNR-IMATI, IIASA, SAMSI y Université Paris-Dauphine. Es autor de 15 monografías y 90 artículos revisados en sus áreas de interés que incluyen el análisis de decisiones, el análisis de riesgos, el análisis de negociaciones y la estadística bayesiana, y sus aplicaciones. Ha sido investigador principal en 40 proyectos financiados. Es asesor científico de AIsoy Robotics.
 
texto completo publicado de la conferencia (pdf - 358 kb.)

resumen

Hasta hace relativamente poco tiempo, las emociones han aparecido disociadas de la racionalidad, no teniendo cabida en modelos normativos de toma de decisiones. Sin embargo, algunos descubrimientos en las neurociencias, así como la extensión de conceptos como inteligencia emocional y la inteligencia en varios niveles, han hecho que surjan campos como la neuroeconomía, la computación afectiva y la toma de decisiones afectivas en las que toman un papel importante los sentimientos y emociones a la hora de la toma de decisiones. La mayoría de resultados se ha centrado, en cualquier caso, en la toma de decisiones individuales.

Por otra parte, por lo que respecta a la toma de decisiones de grupo, se han producido desarrollos recientes, fundamentalmente en los campos del Análisis de Negociaciones y del Análisis de Riesgos Adversarios, que permiten superar algunos de los defectos conceptuales de la Teoría de Juegos, en especial en lo que se refiere a las hipótesis de conocimiento común.

En esta conferencia se presentan y combinan aportaciones recientes en ambos campos para tratar de construir un modelo de toma de decisiones en grupos que tenga en cuenta los aspectos emocionales. Consideraremos agentes flexibles que puedan tener un comportamiento más o menos competitivo o más o menos cooperativo, dentro de un mismo modelo. Tal variabilidad en el comportamiento dependerá y evolucionará con el estado emocional de cada uno de los agentes.

Como campo fundamental de aplicación consideraremos la construcción de sociedades de robots emocionales. La idea es emplear grupos de estos robots que puedan comunicarse entre sí y que interactúen con grupos de usuarios e incorporar los modelos desarrollados al núcleo de comportamiento básico de los robots.