Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales
Un tiempo para la reflexión
Resumen de la conferencia por:

Alberto Galindo Tixaire
Catedrático de Física Matemática, Universidad de Zaragoza, 1963-1967. Catedrático de Física Teórica, Universidad Complutense, desde 1967. Fundador y primer Director del Grupo Interuniversitario de Física Teórica. Miembro del primer Scientific Council del Erwin Schrödinger International Institute of Mathematical Physics, Viena. Medalla de Física de la Real Sociedad Española de Física y Química, 1970. Premio Nacional de Investigación en Física, 1977. Premio Nacional de Investigación "Ramón y Cajal", 1985. Premio Aragón 1991 a la Investigación Científico-Técnica. Académico Electo de la Academia de Ciencias Exactas, Físico-Químicas y Naturales de Zaragoza. Miembro de la Academia Europaea. Académico Numerario de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.
 
texto completo publicado de la conferencia (pdf - 715 kb.)

resumen

Despojemos al tiempo de su relación con los sentidos, los recuerdos y las esperanzas, y el tiempo se desvanecerá. Persistirá, a lo más, una idea difusa, que los científicos idealizan a los puntos de una recta indefinida ─la (semi) eternidad tal vez─ con los que secuencian sucesos, y que muchos mortales, que van generalmente más al grano, bautizan como "lo que impide que todo ocurra de vez". Nadie, sin embargo, ha conseguido una definición del tiempo tan hermosa y sugerente, y tan menos operacional, como la de Platón: el tiempo, dijo, es una imagen móvil de la eternidad.

Lamentábase nuestro Quevedo en sus poesías graves de la fragilidad de la vida humana, y de que el tiempo, que ni vuelve ni tropieza, / en horas fugitivas la devana. Poco han aliviado en esto los siglos al hombre; querríamos detener el presente, corregir el pasado y alejar el futuro, ni más ni menos como deseara un cazador del neolítico o un ciudadano ateniense. Pero no es este tiempo, sobre el que la ciencia física mantiene por ahora imperturbable mudez, el que acaparará nuestra atención. El tiempo que les ofreceremos para pensar será el tiempo físico, el tiempo que miden los relojes. Incluso este elemental tiempo nos resulta desconocido. Preguntas como ¿tiene el tiempo una existencia propia, o es mera invención conceptual del hombre?, ¿se trata, acaso, de un fenómeno emergente?, etc., quedarán en el aire.

Aun así, no eludiremos temas como las zambullidas en agujeros negros, la Gran Explosión y "antes" de la creación "desvelada" por la cosmología actual, las flechas del tiempo, el borrado cuántico del pasado, y, por qué no, las máquinas del tiempo, esos locos cacharros que nos gustaría tener a mano para movernos a nuestro antojo por los desvanes de la mansión de Aión.

La precisión en la medida del tiempo no solo es la enseña actual del avance tecnológico, sino que además ha tenido, históricamente, repercusiones económicas indudables. Recordemos el atractivo premio en metálico con que el Parlamento inglés pagó a Harrison a comienzos del XVIII por construir un reloj capaz de permitir medir la longitud geográfica con error menor de 30 millas tras cruzar el Atlántico en mes y medio de viaje. Tal era la importancia estratégica y comercial de una determinación precisa de la longitud en altamar.

Como ejemplo bien conocido en la actualidad, tenemos el sistema de posicionamiento global (GPS). Sin los avances en la medida del tiempo y sin el conocimiento preciso que del efecto sobre éste produce el movimiento y la gravitación, el GPS no cumpliría su objetivo. En el año 2005 se medían los tiempos con error de un segundo cada 80 millones de años (3 partes en 1015). Hoy hay relojes de lógica cuántica con precisión de un segundo en 3.7 mil millones años (esto es, 1 parte en 1017), y es de esperar que en poco tiempo se mejorará esta precisión, llegando a una parte en un trillón. Con estos relojes atómicos ópticos, operativos en uno o dos lustros, el GPS dará nuestra localización con error menor de un metro en tiempo real, los aviones podrán aterrizar solos, la navegación de las sondas espaciales será mucho más precisa, se podrán medir mejor los efectos relativistas, se impulsarán las redes de telescopios espaciales para detectar ondas gravitacionales, veremos si lo que hoy llamamos constantes físicas fundamentales son en realidad constantes en el espacio/tiempo, y posiblemente habrá que redefinir el segundo y el metro. De momento, ya se ha medido el efecto de dilatación gravitacional del tiempo con precisión que supera mediciones anteriores en cuatro órdenes de magnitud, y, como curiosidad, se ha podido medir cuánto más envejece nuestra cabeza que nuestros pies.

En torno a estas y otras cosas del tiempo tratará mi conferencia.