Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales
Program 2011-12
Glaciaciones y dinámica no lineal
Resumen de la conferencia por:

Jesús Ildefonso Díaz Díaz
Catedrático de Matemática Aplicada de la Universidad Complutense de Madrid. Fue cofundador y Presidente de la Sociedad Española de Matemática Aplicada (SEMA), fue miembro del Comité de refundación de la Real Sociedad Española de Matemáticas (RSME). Director Fundador del Instituto de Matemática Interdisciplinar de la UCM (2006-noviembre 2008). Es miembro del Comité Editorial de 8 revistas internacionales (entre ellas del Journal of European Mathematical Society). Responsable europeo del proyecto "FIRST" (periodo 2010-2013: presupuesto 4 millones de euros). Académico Numerario de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de Madrid. Doctor Honoris Causa por la Université de Pau (Francia).
 
Las enormes fluctuaciones climáticas ocurridas en el pasado, que se tradujeron en numerosas glaciaciones, han sido siempre objeto de la curiosidad de todas las generaciones pasadas y presentes y, por supuesto, de la investigación de los más diversos especialistas en Ciencias de la Tierra.

Aunque las huellas más tangibles aparecen dispersas hoy día se posee una descripción bastante fiel de como las masas de hielo fueron cambiando a lo largo de los tiempos. La contribución de la física atómica y de la química más fina han propiciado herramientas insospechadas hace tan solo unas decenas de años. Pese a que ese no es su ámbito de aplicación más usual, la matemática tampoco se ha quedado atrás en esta confluencia de ciencias alrededor del estudio de fenómenos tan relevantes ocurridos sobre nuestro planeta.

En esta conferencia analizaremos, sin descender a grandes detalles técnicos, algunos modelos no lineales de gran simplicidad que ofrecen algunas justificaciones plausibles de esa evolución tan difícilmente imaginable.

La herramienta clave en este contexto es la moderna Teoría de sistemas dinámicos que permiten abordar los llamados sistemas caóticos. La hipótesis básica de trabajo en este contexto es que los cambios pasados en los elementos de la órbita terrestre originaron cambios cuasi-periódicos en la distribución de la radiación solar en la capa alta de la atmósfera. Sin embargo, no apelaremos a resultados sofisticados de esa bella y potente herramienta, nos bastará recurrir a ideas mucho más primitivas y por tanto más fácilmente entendibles por una audiencia no especializada.