Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales
Program 2003
Acción humana y procesos geológicos superficiales. ¿Qué le estamos haciendo a la faz de la tierra?
Resumen de la conferencia por:

Antonio Cendrero Uceda
Doctor en Ciencias Geológicas por la Universidad Complutense, Madrid. Catedrático de Geodinámica Externa, Universidad de Cantabria. Profesor Honorario, Universidad Nacional de La Plata (Argentina). Investigador y profesor visitante en las universidades de Sulaimaniyah, Irak, Texas (Austin) y California (Long Beach), EEUU. Ha sido Vicepresidente de la Comisión sobre Geociencias y Planificación Ambiental (International Union of Geological Sciences), miembro del Comité Ejecutivo del Centre Européen sur les Risques Géomorphologiques (Consejo de Europa) y miembro del Comité Directivo del Global Terrestrial Observing System (UNESCO, FAO, WMO, UNEP, ICSU). Académico de número de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales
 
texto completo publicado de la conferencia (pdf - 1.13 mb.)

resumen

Existe en la actualidad una preocupación bastante generalizada por la influencia humana sobre los sistemas naturales y por la necesidad de asegurar un desarrollo sostenible para las generaciones futuras. La percepción de esos problemas se limitaba hasta no hace mucho tiempo a la comunidad científica, pero actualmente constituye una serie de temas que están muy presentes en la opinión pública en general y en las agendas políticas, en los ámbitos local, nacional e internacional. La atención del público se ha centrado fundamentalmente en los aspectos relativos a biodiversidad, contaminación o procesos de cambio climático. Se tiende a considerar, además, que los problemas citados son algo nuevo, propio de las modernas sociedades industriales.

En esta presentación se pone de manifiesto, a través de una serie de ejemplos, que los seres humanos han tenido, desde épocas prehistóricas e históricas antiguas, la capacidad de modificar distintas características y procesos sobre la faz de la Tierra, aunque, lógicamente, a menor escala que en la actualidad. De especial interés resulta la consideración de una manifestación del cambio global que habitualmente no recibe mucha atención, o que se considera como una consecuencia de los cambios climáticos: las modificaciones que están experimentando un conjunto de rasgos físicos de la superficie terrestre que afectan a los procesos de erosión, sedimentación y evolución del relieve.

Un análisis de las características y procesos de formación y evolución de las principales estructuras humanas sobre la faz de la Tierra, los complejos urbano-industriales y sus infraestructuras asociadas, pone de manifiesto que estos presentan un funcionamiento que puede asimilarse en gran parte al de las unidades geomorfológicas naturales. Parte de los procesos propios de esos complejos constituyen acciones geológicas humanas directas y deliberadas, pero otra parte son efectos indirectos de las anteriores. Surgen una serie de interrogantes:

¿Qué representan en la actualidad dichos complejos en relación con los procesos de erosión, sedimentación y evolución del relieve? ¿Podemos hacer cálculos o estimaciones cuantitativas de su contribución a los mismos? ¿Qué tendencias pueden identificarse de cara al futuro? ¿Estamos, según especulaba H. Brown en 1956 para un hipotético y muy lejano futuro, ante una situación en la que "nos comemos" la corteza terrestre a un ritmo sin precedentes en la historia del planeta? ¿Los cambios provocados en los procesos geomorfológicos son "neutros" desde el punto de vista de la calidad ambiental o tienen repercusiones para la sostenibilidad de las actividades humanas?

El estudio de una serie de casos concretos permite encontrar respuestas a algunas de las cuestiones anteriores. Se ilustran los efectos de las modificaciones geomorfológicas sobre aspectos tan diversos como los riesgos naturales, la sanidad y seguridad públicas, la productividad agrícola, o la calidad y disponibilidad de ciertos recursos. Igualmente se muestra que probablemente los análisis sobre algunos riesgos naturales que se realizan en la actualidad estén subestimando los riesgos futuros, al no tener en cuenta las tendencias de cambio que los procesos geológicos superficiales están experimentando.

Una extrapolación a nivel global de los datos disponibles permite plantear la comparación entre la importancia relativa de las contribuciones natural y humana a los procesos de cambio del relieve sobre el planeta, intentando hallar respuesta a una pregunta: que desde hace tiempo se plantea: ¿qué papel representa el ser humano en los cambios que experimenta la faz de la Tierra?