Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales
Programa 2014-15
El largo y sinuoso camino a la relatividad general
Resumen de la conferencia por:

Alberto Galindo Tixaire
Catedrático de Física Matemática, Universidad de Zaragoza, 1963-1967. Catedrático de Física Teórica, Universidad Complutense, desde 1967. Fundador y primer Director del Grupo Interuniversitario de Física Teórica. Miembro del primer Scientific Council del Erwin Schrödinger International Institute of Mathematical Physics, Viena. Medalla de Física de la Real Sociedad Española de Física y Química, 1970. Premio Nacional de Investigación en Física, 1977. Premio Nacional de Investigación "Ramón y Cajal", 1985. Premio Aragón 1991 a la Investigación Científico-Técnica. Académico Electo (en la actualidad Correspondiente) de la Academia de Ciencias Exactas, Físico-Químicas y Naturales de Zaragoza. Miembro de la Academia Europaea. Académico Numerario de la Real Academia Nacional de Medicina. Académico Numerario de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales
 
Hace exactamente un siglo el físico Albert Einstein (1915) condensaba en una concisa y hermosa fórmula una nueva teoría de la gravitación. Con ella ampliaba el dominio de validez de la magnífica ley de Newton (1687) que durante 249 años venía rigiendo con precisión admirable (10-8) los movimientos de los astros en nuestro entorno. Sólo había una nubecilla discordante: el perihelio del planeta Mercurio presentaba un avance secular anómalo, inexplicable con la teoría newtoniana de la gravitación universal a partir de la perturbación producida por los grandes planetas. Aunque este avance era minúsculo (43''/siglo), invitaba insistentemente a buscar una generalización del esquema newtoniano.

Ocho años de arduo y penoso trabajo, cuajado de brillantes intuiciones y de crasos errores, llevaron por fin a Einstein a unas ecuaciones para el campo gravitatorio que generalizaban la ecuación de Poisson rectora de la gravitación newtoniana, eran conformes a un principio de relatividad general o invariancia bajo cualquier cambio de coordenadas, y explicaban la anomalía mercurial. Con ellas, Einstein nos entregaba la creación teórica más brillante de toda la historia de la ciencia.

De este proceso intelectual sin par tratará mi conferencia, que pretende también incluir algunos comentarios finales sobre propuestas actuales de modificación de la teoría einsteiniana de la gravitación. Y dado que fue la luz fue un importante punto de apoyo en el discurso einsteiniano, cumpliremos de paso con una doble conmemoración: el centenario de la Relatividad General, y el Año Internacional de la Luz.