Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales
Programa 2002
La tecnología móvil de tercera generación (U.M.T.S.)
Resumen de la conferencia por:

Daniel Martín Mayorga
Ingeniero Superior de Telecomunicaciones por la Universidad Politécnica de Madrid, con estudios de Filosofía y Letras en la Universidad Nacional de Educación a Distancia y en la Harvard Business School. Gerente General de Telefónica Comunicaciones Personales, empresa operadora del servicio celular en el sur de Argentina. Director General de Planificación de Telefónica Móviles, S.A. y Presidente de Telefónica de Sistemas. Presidente de la Comisión de Servicios Inalámbricos, de la Asociación Hispanoamericana de Centros de Información y Empresas de Telecomunicación (AHCIET). Correspondiente de la Academia Argentina de las Ciencias y Artes de la Comunicación. Miembro de la Academia Europea de Ciencias y Artes
 
La sociedad de la información en la que estamos inmersos tiene como denominador común la presencia de la tecnología en las diversas facetas del quehacer humano. Del trabajo al ocio, pasando por la educación, la salud, los servicios o las infraestructuras; todo hace uso intensivo de los recursos que la tecnología ha puesto en nuestras manos.

Sin embargo, la tecnología no es más que un medio. Sirve para tender puentes hacia las necesidades y deseos, pero también los condiciona y moldea. Nos acostumbra a determinadas rutinas, nos aquerencia en hábitos y esquemas que enseguida se vuelven irreemplazables. Casos paradigmáticos de los últimos tiempos son la telefonía móvil o Internet, servicios inexistentes hace poco más de diez años que hoy son ubicuos e imprescindibles.

Estos dos ejemplos no son casuales. Si algo caracteriza al tiempo en que vivimos es el ansia de información, y la pretensión de que ésta esté disponible en cualquier momento, en cualquier lugar. Por eso los tres pilares sobre los que se asienta esta sociedad de la información son la movilidad, Internet y la banda ancha.

Internet es el lenguaje común que permite a los ordenadores de todo el mundo entenderse para intercambiar información que el usuario recibe en distintos formatos: texto, sonido, imagen o cualquier combinación entre ellos. Pero esta información es, hasta el momento de su presentación en pantalla, un flujo de datos, una sucesión de dígitos cuyo volumen total está directamente relacionado con el tamaño y formato de la misma. Las vías de comunicación que se encargan de llevarla de un punto a otro tienen una capacidad muy variable, dependiente del propio material y de las tecnologías asociadas. Del hilo telefónico convencional a la RDSI, ADSL o cable de fibra óptica, es claro que serán preferibles aquellos sistemas que contrapesen una adecuada velocidad de transmisión con un coste razonable; pero, en la práctica, la ilimitada información circulante y la demanda creciente han hecho insustituibles las redes de banda ancha.

Y la movilidad, la capacidad de disponer en cualquier lugar de ese flujo de información, de procesarla y almacenarla, es la otra demanda de los tiempos. Hasta el momento, la telefonía celular no ha alcanzado la velocidad necesaria para poder utilizar Internet con comodidad, pero la tercera generación, el UMTS (Universal Mobile Telecommunication System) va a solucionar esta limitación. En UMTS cristalizará la convergencia entre movilidad e Internet. Ofrecerá acceso unificado a contenidos y servicios multimedia y permitirá conexión permanente.

En esta presentación se repasa la historia de esta tecnología, que arranca con el primer sistema digital, el GSM, y continúa con todo el proceso de creación del estándar. Se describe la reserva del espectro asignada, la arquitectura, los terminales y los principales servicios que se van a proveer, así como la interrelación con el protocolo IP.