Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales
El día que las perovskitas salieron a tomar el sol
Resumen de la conferencia por:

Miguel Ángel Alario y Franco
Doctor en Ciencias Químicas. Ha sido colaborador del CSIC. Catedrático y Decano de la Facultad de Ciencias Químicas de la UCM y director de los Cursos de Verano de El Escorial. Fundador y primer Presidente del Grupo de Química del Estado Sólido de la Real Sociedad Española de Química. Premio de investigación "Rey Jaime I" en Ciencia de Materiales 1991. Presidente de la Conferencia Gordon de Química del Estado Sólido (Oxford 2003). Premio México de Ciencia y Tecnología 2009. Académico de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la que ha sido Presidente. Premio Miguel Catalán 2010
 
El incesante incremento en el consumo de energía que caracteriza a la época presente, unido a que la mayor parte de esa energía procede de combustibles fósiles, ha dado lugar a muy importantes problemas tanto en nuestro hábitat próximo como, y sobre todo, en el propio Planeta Tierra.

El problema mayor no es, desde luego, que el volumen accesible de ellos no sea ilimitado, sino más bien que el incremento previsible de su uso dará lugar a un incremento también previsible de los problemas ambientales que genera su utilización -¡pero de consecuencias imprevisibles! y claramente negativas para el bienestar del planeta y de nosotros, sus habitantes-.

En este sentido, la búsqueda de energías alternativas renovables es un reto incesante y en el que la energía solar, cuyo aprovechamiento constituye el núcleo de esta charla, está tomando una importancia decisiva.

Tradicionalmente, la energía solar fotovoltaica, basada sobre todo en el silicio, ha ido incrementando su presencia en semejante escenario. El coste de esta energía, sin embargo, está asociado al (elevado) coste del silicio, puro y posteriormente impurificado, para conseguir, por medio de ingeniosos dispositivos, recoger ya sea una modesta parte de la inmensa cantidad de energía que el sol derrama a diario sobre la Tierra. Ante este complejo problema, la Ciencia de Materiales junto con la Física y la Química del Estado Sólido, trata de encontrar soluciones con nuevos materiales, más económicos, fáciles de preparar y que absorban el mayor número posible de fotones solares.

De entre los múltiples y variados materiales ensayados, en los últimos seis años se han puesto en primera línea las denominadas células solares de tipo perovskita que, aunque aún no alcanzan las prestaciones de las células solares clásicas, sí presentan características muy prometedoras en relación a resolver en gran medida los problemas señalados. El mineral perovskita, de fórmula CaTiO3, presenta una estructura simple y versátil que, por sustituciones adecuadas ha dado lugar a la familia de materiales solidos más importante que se conoce en lo que se denomina Materia Condensada. Y precisamente, trabajos recientes demuestran que muchas de esas perovskitas, y entre ellas el triyoduro de plomo y metil-amonio, y muchos de sus derivados, están dando lugar a resultados espectaculares y a grandes expectativas en este gran problema de la sociedad a escala mundial.

Estos y otros varios aspectos de dicho problema, serán descritos y comentados en la presente conferencia.