Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales
Programa 2018-19
Un siglo de Conservación y Medio ambiente
Resumen de la conferencia por:

Francisco García Novo
Madrid, 2 de mayo de 1943. Catedrático de Ecología de la Universidad de Sevilla desde 1976. Ha estudiado la ecología de la vegetación y los efectos ecológicos de la intervención humana en los ecosistemas naturales en Europa, Norte de África, Norte y Suramérica. Ha impartido cursos y conferencias en temas de Ecología, Conservación de la Naturaleza y Explotación de los recursos naturales. Ha sido galardonado con el Premio Rey Jaime I de Medio Ambiente en 1995. Pertenece a la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales y a la Real Academia Sevillana de Ciencias
 
En 1918 se crean los primeros Parques Nacionales en España: Covadonga y Ordesa. Medio siglo después, en 1969, se crea el de Doñana que inicia un nuevo modelo de conservación basado en la investigación y la Ecología.

Los cambios sucedidos desde 1918 han sido enormes en la sociedad y el Medio Ambiente. Se ha abandonado buena parte del medio rural, pastizales, ganados y cultivos concentrándose la agricultura en los regadíos y las tierras más productivas, con apoyo de maquinaria, fertilizantes y pesticidas. El ganado de carga o tiro ha desaparecido y el de carne o leche, o las gallinas se encuentran estabuladas y alimentadas con pienso.

Los efectos sobre la biodiversidad en los paisajes terrestres y los medios acuáticos, incluidos los ríos, han sido acusados, generalizándose la eutrofización y contaminación de las aguas, la desecación de lagunas (Janda, Antela), de las marismas y de otros humedales. La construcción de presas permitió la producción hidroeléctrica y la derivación para regadío y suministro urbano. A la vez, cambió la dinámica de los ríos su transporte de sedimentos y la fauna acuática. La construcción de infraestructuras y de vías de comunicación, ha fragmentado el territorio y cortado los pasillos de fauna y flora propiciando las extinciones locales.

El abandono rural favoreció el crecimiento urbano y la demanda de vivienda secundaria se ha concentrado en el litoral, creando una ingente oferta turística, de atractivo mundial, pero haciendo desaparecer dunas y bahías costeras bajo nuevas áreas urbanas.

Un siglo atrás, la actitud hacia la naturaleza "hostil" era la intervención para su control, con explotación maderera, lucha contra "alimañas" y "plagas", caza y pesca generalizadas. Los vertidos fluviales y las emisiones atmosféricas o las escombreras mineras caracterizaban a la industria y los núcleos urbanos. El giro durante el siglo transcurrido ha sido enorme, apareciendo un interés hacia los paisajes y las especies, hacia ríos y embalses. A la par, se ha desarrollado sensibilidad ambiental en todas sus formas: calidad del aire y de las aguas, actividades perturbadoras o contaminantes, agotamiento de recursos naturales, calidad del medio urbano, lo que ha impulsado políticas ambientales a todos los niveles.

Los centros del CSIC y las Universidades, han creado grupos de investigación de tema ambiental, multiplicándose las cátedras de Ecología, Limnología, Medio Ambiente y las maestrías en ciencias afines. Las Academias han participado en la "revolución ambiental" por medio de conferencias, publicaciones y grupos de trabajo.

Reflexionando sobre los cambios ocurridos se apuntarán los nuevos frentes ambientales que encara nuestra sociedad.