Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales
Program 2001
Tecnología para un desarrollo sostenible
Resumen de la conferencia por:

José Luis Sotelo Sancho
Doctor en Ciencias Químicas. Catedrático de Ingeniería Química de la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad Complutense. Ha sido Catedrático y Decano de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Extremadura, Director del Departamento de Ingeniería Química y Vicerrector de Investigación de la Universidad Complutense. Su actividad investigadora se centra en el estudio de procesos catalíticos de adsorción y de oxidación avanzada para la eliminación de contaminantes. Académico Correspondiente de la Real Academia de Ciencias
 
texto completo publicado de la conferencia (pdf - 1.7 mb.)

resumen

La actividad humana ha incidido de forma importante sobre los recursos naturales y sobre el medio ambiente, particularmente en los dos últimos siglos. El deterioro ha sido notable en vastas áreas naturales: zonas próximas a las concentraciones urbanas e industriales, capa de ozono, aguas continentales y marinas, etc. También ciertas materias primas han sufrido un consumo desmedido, principalmente las relacionadas con la producción de energía.

En las últimas décadas se han producido cambios importantes en la sociedad, al tomar conciencia de estos problemas. Así, primeramente ha tenido lugar un progresivo interés por la protección que requiere el medio ambiente, que ha sido utilizado extensamente como sumidero de los residuos de origen antropogénico y de cuya calidad dependen componentes esenciales para la vida como el aire y el agua.

Por otra parte, el crecimiento de la actividad humana ha supuesto un consumo acelerado de muchas materias primas no renovables, como minerales o combustibles fósiles y también ha puesto de manifiesto la escasez de agua con calidad suficiente en muchas zonas del planeta. Las fuertes alteraciones introducidas en el medio natural que llegan a afectar globalmente al planeta y la perspectiva de un agotamiento de recursos en un plazo relativamente corto, han llevado al nuevo concepto de desarrollo sostenible, es decir, de mantener un crecimiento en la actividad humana con un cierto control de modo que no se comprometan las posibilidades de las generaciones futuras.

En esta línea se encuentran acciones globales emprendidas para abordar problemas de alcance mundial como la destrucción de la capa de ozono, que ha llevado al protocolo de Montreal para la sustitución de los clorofluorocarbonos, a las reuniones de Río, Kyoto y La Haya para tratar el calentamiento global y la producción de gases con efecto invernadero, o las acciones relativas a la gestión de residuos sólidos, que se aplican en los países desarrollados con una jerarquía de los diferentes procedimientos que prioriza la reutilización y el reciclado.

Las compañías industriales también han comenzado a valorar sus procesos fabriles de una forma global, introduciendo también el concepto de desarrollo sostenible al considerar el impacto de su actividad en todas sus etapas, desde el consumo de materias primas utilizadas, los requerimientos del propio proceso y todo el ciclo de vida de los productos fabricados, fuera ya del control de la empresa, así como de los residuos generados. Asimismo, las empresas tratan de establecer criterios cuantitativos que permitan valorar el impacto que puede tener una nueva iniciativa sobre la sostenibilidad.

Aunque en las próximas décadas se prevé un crecimiento global de la actividad, sobre todo en los países menos avanzados, y en consecuencia no es probable una reducción del consumo, la ciencia y la tecnología pueden aportar múltiples soluciones dirigidas hacia el desarrollo sostenible poniendo en marcha nuevos sistemas y procesos o mejorando los ya existentes. Como ejemplos, pueden mencionarse el aumento de la eficacia de los procesos de producción de energía, la utilización de energías alternativas, no generadoras de dióxido de carbono, el desarrollo de procesos industriales más selectivos, con menor consumo de materias primas y menor producción de residuos o la disponibilidad de métodos de tratamiento de residuos eficaces y de menor impacto medioambiental.

Concretamente, se analizan en detalle:
a) Las previsiones de consumo de energía, las tendencias en el uso de energías alternativas y la mejora de la eficacia de algunos procesos de producción.
b) La introducción de procesos industriales más selectivos, que requieren menos materias primas y conducen a menores cantidades de residuos.
c) Los problemas asociados a la producción de residuos, y a los métodos de tratamiento, orientados principalmente a la reutilización y a la valorización de los mismos.